Cinco detalles que no recuerdas de la final del Mundial de Sudáfrica de 2010

Andrés Iniesta celebra el gol ante Holanda en la final del Mundial de Sudáfrica con homenaje a Dani Jarque.

El 11 de julio de 2010, la selección española de fútbol tocó el cielo. La conquista de la Copa del Mundo (que no es una Copa) se produjo en un partido histórico, memorable y que se resolvió con un postrero gol de Andrés Iniesta y una dedicatoria que hizo que miles de ojos se llenasen de lágrimas de emoción.

Este es, sin duda, el recuerdo que copa la mente de todos los españoles que lo vivieron, fuese desde donde fuese. Pero en ese encuentro pasaron muchas más cosas, dentro y fuera del estadio de Johanesburgo, que pudieron pasar desapercibidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *